viernes, 7 de junio de 2013






…Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo, "¿Por qué no?".




















El solo hecho de contemplar la bellísima obra de Lord  Frederick Leigthon “Sol ardiente de Junio” basta para perderse en la más exquisita exaltación de los sentidos.
La Venus que duerme y sueña…
Sueña con mundos sin heridas insalvables…de esas que palpitan en la piel pero más duelen en el alma.
Sueña con la victoria definitiva de la igualdad entre los hombres.
 Sueña con un horizonte en dónde las cadenas del pasado ahora son soles que resplandecen y destellan la inconfundible serenidad de haber llegado a ese Edén, en donde no existe el miedo.
Yo no soy feminista. Soy mujer. Y un entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero.
Gracias por compartir estos días conmigo, con mis Musas y con éstas maravillosas heroínas imperecederas. Gracias por leerme...tal vez algún día deje de escribir…sin embargo; todavía queda  tiempo hasta que mis letras me lleven a descubrir  que quizás nunca he escrito nada….
Gracias por ser parte de ese tiempo.

"Flaming June"
Lord Frederick Leighton, 1900