jueves, 23 de mayo de 2013








¿Cuánto vive el hombre, por fin?
¿Vive mil días o uno solo?
¿Una semana o varios siglos? ¿Por cuánto tiempo muere el hombre?
¿Qué quiere decir "Para siempre"?

Pablo Neruda














Yo soy una “memoriosa” empedernida. No puedo evitarlo. Vivo atenta al mundo que me rodea-consciente o inconscientemente- al que puedo palpar con los sentidos convencionales y al que sólo puedo acceder con esos “otros sentidos” a simple vista, invisibles.
Vivo rodeada por miles de frases e incontables historias que por “fraternidad etérica” han llegado hasta  mis manos…
Y es por eso que escribo-o intento hacerlo- porque a mis 36 años aún no puedo ni quiero  salirme del asombro que me provocan y que irremediablemente me conectan con la esencia más pura de mi imaginación; con los sueños que sueño, cuando sueño; con las luces de la  tinta de mis dedos cuando me aventuro a la colosal tarea de desencriptar universos.
Hablar de la primera novela que cimentó el éxito fulgurante de Isabel Allende es hablar de una de esas historias apasionantes que siguen presente en mi mente como si no hubieran pasado más de diez años que llegó a mi biblioteca.
Fantasmas, cabellos verdes, videncias, atmosferas extravagantes, mágicos mundos, mansiones versallescas, Barrabás llegando por vía marítima…
Todo en “La casa de los espíritus” es un viaje que desborda y atrapa desde la primera frase en la cual la gran escritora chilena nos introduce a la saga familiar  de los Trueba, poderosos terratenientes latinoamericanos, como en un caleidoscopio de historias asombrosas, donde el tiempo no es seguido por relojes ni calendarios, donde los objetos se animan, y los aparecidos se sientan a la mesa y dialogan con los humanos, donde el pasado y el futuro se mezclan y el presente y su realidad giran como en una calesita de la vida en donde todo es posible.
Un inquebrantable reino matriarcal, profundamente femenino es el escenario principal.
En él, la mujer es el eje alrededor del cual gira la vida y la muerte, los nacimientos y el dolor por los cambios sociales. Nívea, Rosa,  Clara, Blanca, y Alba oficiando de una especie de relevo espiritual y social que se volverá un canal de redención necesario para cerrar con maestría una epopeya, una épica inolvidable en donde todo se entrelaza con los acontecimientos de la época, con sus cambios y transformaciones y con las consecuencias de esas mutaciones sociales impredecibles. El esplendor primero de la familia y luego la decadencia, abarcando casi un siglo que trata de ser un racconto detallado del destino de toda Latinoamérica.
Será Clara del Valle, viva y extraordinariamente fantasmal, referencia indiscutible al realismo mágico, la que sostenga de una punta a la otra el equilibrio de ésta maravillosa  fábula,
Será esa niña hipersensible que desde muy temprana edad destacará por sus poderes sobrenaturales, por leer la suerte y predecir el futuro, por amar a Esteban Trueba, el despótico patriarca que pudo desde la nada construir con mano de hierro un poderoso imperio, por representar a la mujer mística, profundamente espiritual, rebosante de bondad, dueña de una fuerza extraordinaria y de una determinación que a la larga será el sostén de ese hombre autoritario ,devastado con el paso de los años, y que jamás pudo dominarla ni despojarla de su pureza y su luminosa esencia.
La casa de los espíritus es indiscutiblemente una de las grandes novelas del siglo XX. Primero por su sinceridad al traducir la complejidad de la vida en literatura. Segundo, por hacerlo asociando espiritualidad y filosofía, realidad política y poética de una manera tan eficaz y sorprendente, que es imposible no reconocerle a esta brillante escritora el trono que ocupa como una de las grandes artistas que ha parido nuestra América.
…Recuerdo que al terminar el último capítulo no pude evitar pensar que contar historias es como ser un fantasma que levita traspasando las líneas que separan fronteras; es haber nacido clarividente, es tener pelo verde y facciones de pez, es deambular por mansiones de formas extravagantes, es ser testigo del mundo a través de un mágico caleidoscopio, es dibujar en un papel en blanco sueños posibles con corazón de tinta….


Les dejo un link con "La casa de los espíritus", no dejen de leer esta bellísima novela.

Fotografía: Joyce Tenneson