viernes, 3 de mayo de 2013


“Os aseguro que alguien se acordará de nosotras en el futuro".

Han tenido que pasar casi tres mil años para que esa frase de Safo a sus compañeras poetas se convierta en realidad. Entretanto, generaciones y generaciones de mujeres vivieron confinadas en el silencio, la ignorancia y la sumisión.
 Muchas escaparon a las normas y trataron de desarrollar su inteligencia y su talento, logrando comunicarse a través de sus propias obras. Mujeres creadoras y sabias, escritoras, artistas o compositoras que se rebelaron contra el orden imperante y tuvieron que vivir entre dudas, temores y persecuciones. Algunas llegaron a obtener el reconocimiento de sus contemporáneos, pero la historia las borró de sus índices, postergándolas de nuevo en el silencio del que ellas habían intentado huir. Cuantas veces le dejamos al tiempo la incauta tiranía de obrar a nuestro favor…si el silencio no fuera su aliado que fácil sería arrebatarle de las garras todo lo que hemos convertido  en olvido.
Hans Christian Andersen, el célebre escritor se preguntó alguna vez: ¿Cuándo se revelará la Musa del nuevo siglo, tal como la conocerán los hijos de nuestros nietos, o quizá la generación que les siga, pero no nosotros? ¿Qué aspecto tendrá? ¿Qué cantará? ¿Qué cuerdas del alma hará vibrar? ¿A qué altura levantará su época?
Yo solo espero que su voz se haga escuchar hasta en los confines del Universo.
Gracias por esta semana amigos; fue un verdadero placer compartir con ustedes algo, por más pequeño que haya sido, de esas grandes mujeres que están a la espera de ser rememoradas…