sábado, 18 de mayo de 2013







Si el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él, desde el primer momento, como los pájaros a los hombros de San Francisco de Asís.
Solo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje . Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días es mudo. Solo la casualidad nos habla…




Pocas novelas han dejado en mi vida interrogantes tan profundos como la obra del maestro Kundera. Pocas lecturas han sobrevivido intactas y con tanto ímpetu en los incontables laberintos de la voracidad de mi mente. Y es que  “La insoportable levedad del ser” es el sueño de todo lector y el de todo escritor que ha atravesado ciertas y determinadas barreras y puede darse el permiso de animar  a partir de una premisa filosófica  una historia de seres humanos amantes y amados, cautivos en sus propios cuestionamientos con  referencia a su propio ser y que esos cuestionamientos sean tan profundamente universales como tratar de explicar la compleja paradoja del amor que nos sitúa siempre en un punto que se diluye por sí mismo.
 ¿El peso o la levedad?
La carga de la realidad o la liviandad de su ausencia.
Dejar entrar al amor o intentar huir de él permanentemente.
Dejar que imprima su peso en nosotros, con todo lo que esto conlleva o quedamos flotando, insoportablemente leves,  bien alto, por el aire, distanciados pero tan libres como insignificantes…
La eterna complejidad de relacionarse, los celos, la libertad, los sentimientos, la sexualidad, el erotismo…el encuentro consigo mismo en el espejo del otro;  ningún otro autor- a mi entender- tuvo la pericia de indagar con tanto atino la naturaleza amorosa del ser humano y hacerlo  como un cirujano de fino bisturí, empujándonos a un insondable abismo, dejándonos sobre los hombros la pesada carga de elegir y de tener que definirnos en esa elección.
¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? El vértigo es algo diferente del miedo a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer”
El amor es ese “peso” , es esa “ caída” que nos libera de la liviandad.
El amor es esa “fisura” entre la imaginación y la realidad, esa llama azul que brota del erotismo y la sexualidad.
 El amor es nuestra sabiduría más trascendental…

Gracias por esta semana junto a Nueve Musas. Gracias por bucear conmigo entre los túneles de mis pasiones literarias. Gracias por estar.
Les dejo una de mis novelas preferidas;  “ la insoportable levedad del ser” de Milan Kundera.


Fotografía: Anka Zhuravleva